Wild Child
por Damián Masotta

Este artista de Buenos Aires residente en la Patagonia trae, con su estilo personalísimo, una especie de paseo por un mundo post-apocalíptico en donde los restos de un naufragio general forman parte de un nuevo comienzo, extraño, pero en el fondo esperanzador.

Lodeiro es un pintor melómano, cinéfilo, y un obsesivo lector y poeta, que abreva en climas musicales, fílmicos y literarios para sus creaciones originales. Con un estilo de pintura plana, posee un manejo de paletas adecuadas para que la música se escuche en sus obras y las figuras que la habitan, como en una buena película, nos hagan creer que la realidad no está fuera, sino dentro del cuadro.

 

Wild Child
por Javier Lodeiro

Sus viejos le enseñaron a sonreír amablemente y le dieron un libro que perdió antes de partir, muchos días caminó antes de encontrar signos de vida.
El cielo sobre su cabeza era siempre fuckingmente azul, hubo un día en que llegó a una gran llanura calurosa había como mil tipos y no había uno solo que tuviera piel.
Vio a un hombre que tenía la cabeza de otro hombre tatuada en la espalda vio que era la cabeza de su viejo, entonces se acercó “tus padres te quieren”, le dijo muy serio el hombre del tatuaje… Le dio un telegrama lleno de amor.
Después volvió a partir. Llegó al famoso valle del anciano que no duerme, cuando lo vio le dijo “anciano, yo te conozco” y el viejo sonriendo le respondió: “En el camino todos los extraños se conocen”, y añadió: “Yo te doy un mensaje para tus hijos: abandonen las ciudades”.
“Yo no puedo abandonar la ciudad”, le contestó. “Sólo estoy de viaje antes de volver”, y el viejo respondió: “Tu tiempo ya pasó, pero el hijo que tu futura mujer lleva en sus entrañas aún tiene tiempo de ser libre como el dios nos mandó”.
Y él tomó el atajo a la ciudad, buscó una mujer y subieron a un Falcon se pararon frente a un risco que caía en pendiente sobre un río y por tres días hicieron el amor.
Las estrellas sin ojos los miraban por las noches y de día los pequeños animales del monte les susurraban secretos que no podían comprender; y la ciudad se veía hermosa en el horizonte, como una ballena que busca una playa solitaria para morir en paz.

 

JAVIER LODEIRO
Wild Child


23 de abril de 2010 a 28 de mayo de 2010
April 23th, 2010 to May 28th, 2010







 
© 2007. MasottaTorres